Noticias
Tareas para el jardín en el mes de Marzo
Escrito por Ecogarden
Jueves, 07 de Marzo de 2013 00:00
PDF Imprimir E-mail

En esta entrada os comentaremos varios de los trabajos que debemos dedicar a nuestro jardín ahora que la primavera está ya dando las primeras señales.

En primer lugar, Marzo es el mes ideal para poner el césped a punto. Si ya has aplicado herbicidas y has resembrado, ahora toca escarificarla para permitir que llegue el agua y el aire a las raíces, y a continuación fertilizarla con abono orgánico (estiércol, mantillo, humus de lombriz) para estimular el crecimiento de la hierba. También ha llegado el momento de la primera siega, aunque dejando el césped alto. A una altura de 4 a 5 centímetros resulta perfecto. En caso de tratarse de un lugar muy húmedo o con falta de sol, puede producirse musgo que aunque desaparecerá en su mayoría mediante el escarificado, puede necesitar el aporte de un producto especial antimusgo.

En cuanto a las plantas de flor: Las bulbosas de floración primaveral (tulipanes, narcisos, jacintos, muscaris) están en pleno esplendor. Para que la floración dure más apórtales abono para bulbosas, riégalas al menos una vez por semana, y vigila a las babosas y caracoles ya que son sus principales enemigos.

Debemos liberar las malas hierbas a las anuales que están en flor; mantén acolchadas las raíces con corteza de pino o paja limpia, sobre todo si la zona es fría; elimina las flores marchitas y riégalas al menos una vez por semana.

Si el próximo verano quieres dalias, gladiolos, azucenas...entierra ya los bulbos, cormos y rizomas en arriates, rocallas y jardineras. Lo más adecuado es una tierra rica y de textura franco arenosa. Además necesitan un sitio soleado. Apórtales un fertilizante para bulbosas para incrementar la floración. El sustrato no debe secarse, pero mucho cuidado con encharcarlo. Debemos tener cuidado con las babosas y los caracoles.

En cuanto a los árboles y arbustos, crecerán mejor si se les coloca un tutor o una estaca. Lo mejor es clavarlo en el hoyo antes de introducir la planta; si se hiciera después se corre el riesgo de afecta el cepellón. El tutor debe colocarse del lado del viento dominante; en el caso de algunos árboles será mejor colocar tres tutores unidos por tablas. Las mejores sujecciones son las tiras de goma. Los tutores deben mantenerse unos dos años.

Los rosales necesitarán una atención especial a partir de ahora para florecer en abundancia en mayo: mulle el terreno, elimina las malas hierbas y los chupones, y apórtales estiércol. Una o dos veces por semana, riégalos al pie al mediodía (especialmente en las zonas con riesgo de heladas), y vigila las plagas. Pueden podarse desde finales de marzo; utiliza unas tijeras de podar limpias y afiladas. Hasta una altura de 45 centímetros en el caso de los arbustivos, mientras que los rosales de pie se podan por encima del lugar del injerto. Recorta las ramas hasta una longitud de 40 centímetros como máximo, justo encima de una yema. Los llorones se pueden dejar un poco más largos. En el caso de los trepadores no deben podarse las ramas principales, pero sí las laterales, rigurosamente hasta por encima de la quinta yema. Los viejos rosales trepadores pueden rejuvenecerse cortando desde abajo una rama principal vieja.

Según la región, las hortensias se podan en febrero (zonas templadas) o marzo, ya que forman los botones por horas/frío. Corta más o menos un tercio de las ramas y deja una yema en el extremo. También se podan ahora las plantas de floración estival sensibles al frío. Puedes podar todas las ramas hasta justo por encima del suelo.

En cuanto a las plantas de interior, Marzo es el mes ideal para renovar el sustrato y cambiarlas de tiesto ya que necesitan una tierra rica en nutrientes y espacio vital. Riega bien el sustrato para que te resulte para que te resulte más fácil extraerla de la maceta vieja, y recorta las raíces que sobresalgan. Recorta el cepellón un tercio con un cuchillo muy afilado si no quieres que crezcan más y has decidido dejarlas en el mismo contenedor. Coloca de inmediato la planta en un tiesto con sustrato nuevo, aprieta bien para eliminar las bolsas de aire y riega generosamente.

Las podas de febrero y marzo te permitirán obtener plantas idénticas de algunas especies a partir de esquejes. Según el caso, se puede utilizar un segmento de tallo apical, herbáceo, semileñoso, leñoso o incluso una hoja. Se dejan en un sustrato de turba y arena húmedo, o directamente en agua, hasta que emiten raíces y se plantan; las hormonas de enraizamiento ayudan. Geranios, lantanas, lagerstroemias y adelfas se esquejan en primavera. Los esquejes de hortensias se realizan en verano.

En cuanto deja de helar cada día, el mes de marzo resulta ideal para plantar todas las perennifolias y caducifolias. Nunca pondremos nuevos ejemplares en un suelo pantanoso demasiado mojado. Cuando haya ligeras heladas, regaremos de vez en cuando el plantío, mejor durante el día.

Aquellas plantas vivaces que hayan crecido demasiado, pueden dividirse y trasplantarse. Procura que las raíces no se sequen. En caso de una primavera temprana, a finales de marzo ya podremos plantar bulbos y tubérculos de floración estival.

Las patatas empiezan a llenarse de brotes, pidiendo ir a la tierra. Si quieres cultivarlas en tu huerto, utiliza un sustrato rico pero suelto, con buen drenaje. En unas 15-18 semanas obtendrás por cada unidad una buena cantidad de patatas, así que entiérralas a unos 40 centímetros unas de otras.

Cada dos semanas, si el tiempo lo permite, siembra guisantes, zanahorias, judías verdes, cebollas, espinacas, rúcula, canónigos, lechugas de primavera, para obtener una cosecha escalonada en el verano.


Última actualización el Martes, 10 de Diciembre de 2013 16:41
 
I Muestra de la Camelia de Ribadetea (Ponteareas)
Escrito por Ecogarden
Viernes, 01 de Marzo de 2013 00:00
PDF Imprimir E-mail

El pasado fin de semana (23 y 24 de febrero) se celebró en Ribadetea, en el Ayuntamiento de Ponteareas, la I Muestra de la Camelia de Ribadetea. Treinta y tres expositores exhiben una gran variedad de diferentes tipos de flor de camelia representativas de las múltiples variedades de planta de camelia que están cultivadas en nuestras comarcas. Los expositores de la propia parroquia de Ribadetea y Moreira (Ponteareas), así como de diferentes lugares de los Ayuntamientos de O Porriño, Tomiño, Salvaterra de Miño, As Neves y Salceda de Caselas nos muestran sus colecciones con un amplio surtido de colores, formas y tamaños de los diferentes tipos de camelia.

La camelia es una planta de origen oriental, que llegó a Europa de la mano de los jesuitas. De hecho, su nombre proviene de un padre jesuita, Camellus, que vivió en el siglo XVII. Hay más de 80 especies diferentes de árboles y arbustos, e infinitas variedades de flores; todas ellas de gran belleza. Su flor es bastante grande, aunque su forma depende de la variedad. Las más sencillas tienen una corola con cinco pétalos y muchos estambres en grupos. Las dobles y semidobles tienen muchos más pétalos, son más cerradas y pueden llegar a parecerse a las peonías y a las rosas. Los colores de las flores van del blanco al púrpura, salmón, amarillo, rojo, rosa o bicolor. Las hojas son muy consistentes, ovaladas, con bordes dentados, terminando en punta, de un color verde oscuro muy brillante con el envés más pálido. Esta planta es símbolo de longevidad, fortuna, felicidad...

En Galicia hay una gran tradición en el cultivo de la camelia; tanto, que se dice que es la flor de las Rías Baixas. En esta zona se pueden ver ejemplares bellísimos y todos los años, desde 1965, se organiza la Exposición Internacional de la Camelia, donde se exponen ejemplares espectaculares.

¿Qué tipo de tierra le conviene más? El suelo en el que mejor crece debe tener un pH ácido y ser muy permeable, de ahí su buena adaptación a los suelos de Galicia.

¿Cómo conseguir flores más grandes? Puedes elegir tener flores más grandes o mayor cantidad de flores. Si prefieres lo primero, tendrás que dejar un sólo capullo por rama o brote, arrancando los demás.

¿Cuándo es el mejor momento para podar? La época ideal es después de la floración. La forma de hacerlo es despuntando todas las ramas cortando por encima de la segunda o tercera yema, desde la inserción del brote. Así, el año que viene surgirán nuevos brotes que darán más flores.

Mostramos una pequeña galería de fotos de las camelias expuestas en la I Muestra de Camelia de Ribadetea:


Última actualización el Martes, 10 de Diciembre de 2013 06:59
 
Nenúfares
Escrito por Ecogarden
Jueves, 21 de Febrero de 2013 00:00
PDF Imprimir E-mail

Los nenúfares ayudan a que los estanques estén llenos de colorido, convirtiéndose en una elección segura si dudamos entre distintos tipos de plantas acuáticas. Estas plantas tan vistosas provienen de África y parte de Asia, donde cubren de forma espontánea charcas y lagos naturales donde no hay corriente, en aguas prácticamente estancadas.

Los nenúfares pertenecen a la variedad de plantas acuáticas de hojas flotantes. Estas plantas poseen dos tipos de hojas bastante diferentes: Primero, las de dimensiones más grandes germinan bajo el agua; después, cuando la planta empieza a desarrollarse y ya ha crecido, surgen hojas largas que flotarán en el agua.

Aunque este tipo de plantas crecen mejor en aguas cálidas, las encontramos en todo tipo de climas, por lo que podemos dividirlas en dos tipos: 

- Los que crecen en climas templados o fríos son los llamados nenúfares perennes. Se plantan a una profundidad de medio metro aproximadamente. Su floración comienza en los primeros meses de otoño.

- Los que se desarrollan en climas tropicales los encontramos tanto de floración nocturna como diurna. Florezcan cuando florezcan, conviene plantarlos a una profundidad menor que los perennes. Además, sus flores aparecen un poco después que la de los perennes. Durante el invierno pierden sus hojas.

Las formas pequeñas y de hoja diminuta pueden desarrollarse en tan sólo ocho centímetros de agua, aunque los ejemplares más vigorosos requieren profundidades de hasta un metro. Para un desarrollo y floración de una planta adulta lo ideal es dejar unos 50-60 centímetros de alto desde la superficie de la maceta hasta la superficie del agua. Si la planta es pequeña, es conveniente tenerla primero más arriba; a 20-30 centímetros por encima del nivel de la tierra de la maceta, y a medida que crece, deberemos ir bajándola hasta llegar a los 50-60 centímetros. Para hacer esto podemos utilizar ladrillos bajo la maceta y a medida que vaya creciendo puede ir elminando de la base los ladrillos. Si no tienen la altura suficiente, las flores abrirán bajo el agua, perdiendo la posibilidad de verlas en todo su esplendor sobre el agua. Las hojas sumergidas no se pudren y pronto llegan a la superficie.

CUIDADOS BÁSICOS:

Los nenúfares requieren más atención y cuidado en su tratamiento que cualquier otra planta acuática. Debemos seguir unas instrucciones básicas para que se mantengan durante mucho tiempo: Debemos plantarlos en macetas con pequeños agujeros por toda la superficie. Las raíces se colocan con mucho cuidado dentro de la tierra, que enriqueceremos previamente con fertilizantes. Cuando introduzcamos los recipientes en el agua, hemos de tener cuidado para que la tierra no caiga en el estanque, ya que no conviene que el agua se ensucie mucho. No debemos preocuparnos si sale algo de la tierra y se enturbia todo, en  48 horas se va al fondo. Cubra la maceta con 2,5 centímetros de piedras de río, dejando sitio para el brote. Es importante ubicarlos en un lugar con mucha iluminación. Conviene cambiar de vez en cuando el sustrato, ,ya que su amplia necesidad de nutrientes lo exige. Además, en invierno cortaremos las hojas que se van estropeando. Lo más importante es no olvidar la fragilidad de sus raíces.


PLAGAS Y ENFERMEDADES DEL NENÚFAR:

- Pulgón del Nenúfar (Rhopalosiphum nymphaeae). Suele bastar una pulverización fuerte de agua sobre las hojas para dejarlos indefensos a la predación de los peces del estanque, o retirar a mano si el estanque es pequeño. Cuidado con aplicar plaguicidas que sean tóxicos para los peces, ranas, tortugas y demás fauna acuática.

- Escarabajo Galerucella nymphaeae se parece a la Galeruca del Olmo. Roe las hojas.

- Diversos hongos de los géneros Alternaria, Cercospora, Gloeosporium, Phyllosticta y otros que causan machas, de tamaños diversos, a veces redondeadas y marrones.

- Hongo Pythium, pudre las raíces. Lo único que se puede hacer es desinfectar el suelo o usar sustratos limpios y sanos.

REPRODUCCIÓN DE LOS NENÚFARES:

Pueden reproducirse por división de las raíces en verano o mediante semillas.

Para la DIVISIÓN lo ideal es el otoño. Sacamos el nenúfar del estanque y lo dejamos que escurra el agua. Lo extraemos de la maceta y lavamos las raíces y túberos soltando las raíces con los dedos. Con un cuchillo o navaja, cortamos el túbero por la parte más estrecha. Dependiendo del tamaño de la planta puedes sacar 2 o más plantas de una sola. De cada trozo obtendrás una planta (siendo necesario que cada trozo tenga raíces). Deberás colocar cada trozo en una maceta. La maceta puede ser una común de jardinería que a la que se le han practicado orificios pequeños en la parte inferior y laterales bajos. EL recipiente debe tener tierra negra y algo de harina de hueso. Se coloca el trozo de bulbo y se tapa con tierra negra dejando la punta superior de cada trozo (por donde brotan las hojas) al descubierto. Arriba del todo se debe colocar un centímetro de arena para que la tierra no se esparza cuando se coloca en el agua.

La reproducción por SEMILLAS se emplea para propagar las especies naturales y para desarrollar nuevas variedades. Las semillas maduran bajo el agua y luego se desprenden de la planta y suben a la superficie, donde flotan algún tiempo, hasta que se hinchan para germinar en el fondo. Ello hace difícil la recolección de semillas. Las macetas en las que se siembran las semillas habrán de mantenerse sumergidas en agua. Conforme la planta vaya creciendo se va subiendo el nivel del agua.


Última actualización el Martes, 10 de Diciembre de 2013 16:42
 
Diversos tipos de macetas
Escrito por Ecogarden
Jueves, 14 de Febrero de 2013 00:00
PDF Imprimir E-mail

Existen un sinfín de tamaños, estilos, diseños y materiales para nuestras macetas. En este artículo os enseñaremos varios tipos:

MACETAS DE PLÁSTICO: Las ventajas de este material es que es más duradero que, por ejemplo, el barro. Su peso y su precio son mucho menores. Además retienen mejor la humedad. Su inconveniente más destacable es que no es poroso por lo que el agua tiende a estancarse en el fondo lo que podría provocar a la larga que se pudran las raíces. Otro inconveniente es que ofrece una protección menor frente a los cambios de temperatura. En verano el sol directo puede llegar a provocar daños y en invierno el agua del interior puede llegar a helar y afectar a las raíces.

MACETAS DE BARRO: Al contrario que el plástico, se trata de un material muy poroso, por lo que éstas macetas rezumarán agua constantemente (ideal para climas lluviosos). Además el barro protege mejor las raíces frente a las inclemencias del tiempo. Sin embargo, en el interior de las casas no es recomendable ya que pierden agua con rapidez. Las plantas que se encuentren en este tipo de macetas habrá que regarlas con mayor frecuencia, son más costosas que el plástico y bastante más pesadas y frágiles ante los golpes.


MACETAS DE RESINA: Este material permite simular cualquier otro material a la perfección, con la ventaja de su ligereza y gran resistencia. La resina acumula menos calor que las de barro y retienen menos humedad ya que el sustrato se seca más lentamente porque sus paredes son impermeables. Además su ligereza hace que el manejo de estas macetas sea más sencillo lo que no impide que sean resistentes a los golpes y a los cambios de temperatura, además de ser muy fáciles de limpiar. La resina permite crear diseños de todo tipo y elegir entre diversos colores. No son recomendables para lugares que estén sometidos a fuertes vientos.


 


MACETAS ORGÁNICAS/BIODEGRADABLES: Son ideales para la protección del medioambiente. Están hechas de fibra de coco, virutas de madera, cáscara de arroz o algas (en definitiva fibras vegetales). Debido a su composición se logra una mejor absorción de la luz del sol, beneficiando el crecimiento de flores y plantas. Por otro lado, la absorción del agua es suave, por lo que se protege la raíz de quemaduras promoviendo el crecimiento del sistema radicular y mejorando la humedad del suelo. Estas macetas no producen residuos, ni emanaciones nocivas en caso de combustión y están hechas con materias primas renovables que permiten el mantenimiento del planeta. Además, resisten al congelamiento y a la descongelación.

Existen dos tipos: las que se descomponen poco a poco y las que duran hasta 3 años y son mucho más rígidas y de mejor calidad. Todo depende de qué estén hechas ya que hay materiales que pueden soportar mejor la humedad, el viento o el calor que otros. Las macetas de fibra de madera comprimida pueden durar casi un año hasta que empiezan a descomponerse y son la alternativa ideal a las macetas plásticas.


MACETAS DE NEUMÁTICOS RECICLADOS: Es una idea excelente para no perjudicar al medioambiente y además podremos decorar el jardín de una manera divertida y original. Se trata de reciclar neumáticos usados para cultivar plantas. Se pueden dejar en su color original o también puedes pintarles aportando mayor viveza a la composición floral. Si vais a situar los neumáticos directamente encima de la tierra, no tendrás que colocar ninguna madera que haga de fondo. Pero si queréis colocar los neumáticos encima de baldosas, será necesario que pongáis un tope para que la tierra no caiga al suelo. Para ello habrá que tomar la medida de la circunferencia interior un poco más grande para que no se salga. Así, por mucha tierra que metas en el nuevo recipiente, no caerá.

 


MACETAS DE CEMENTO:

 

MACETAS DE ZINC Y LATÓN:


MACETAS FORRADAS CON TELA:



Algunos consejos básicos:

- No utilices tierra de jardín en las macetas; contiene mucha arcilla y puede tener hongos y malas hierbas

- Las macetas pequeñas deben regarse con más frecuencia que las grandes, pero ten cuidado, un exceso pudre las raíces

- Para saber si te toca regar mete el dedo en la tierra, si está húmeda no debes regarla aún

- No te olvides de poner en el fondo de la maceta o la jardinera, sobre los agujeros, un poco de grava, arcilla expandida o algún trozo de cerámica rota. Eso es bueno para que los agujeros de drenaje no se atasquen

Última actualización el Martes, 03 de Diciembre de 2013 15:28
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 Próximo > Fin >>
Pág. 4 de 6